lunes, 30 de abril de 2012

Representación de Pétala

Una de las sorpresas que me ha llegado en estos días es la que me llegó desde el CEIP San Sebastián, en Casas de Millán (Cáceres), donde las madres de los alumnos representaron (dentro de la programación de la Semana Cultural) nada más y nada menos que Pétala



Como podéis ver en las fotos del blog del centro la representación estuvo muy trabajada y el resultado (sólo hay que ver a los niños) debió de ser estupendo.
Aquí podéis ver el enlace al post del blog en el que se cuenta la actividad y hay unas cuantas fotos. Gracias a Pilar Gómez Rosado por hacerme llegar la noticia ;-)))
Saludos

Hoy en la SER, cuentos populares

Hoy es lunes, y como todos los lunes, toca recomendar libros en la SER. He llevado a la emisora libros de colecciones de cuentos tradicionales, pero no ediciones específicas para niños, sino buenas colecciones (incluso relevantes dentro del folclore y la tradición oral) ideales para todo público, recopilaciones estupendas por el corpus que contienen o por la calidad de los cuentos recogidos. Ah, y sobre todo colecciones de cuentos que no he citado antes aquí y que me gustan mucho.
Vamos allá.

El primero es Cuentos populares de Castilla, publicado por la editorial Espasa Calpe en su colección Austral, una selección de cuentos recogidos y editados por Aurelio M. Espinosa (hijo) en la década de los años 30 del pasado siglo, en España. He escrito sobre esta colección aquí, y sobre el autor, aquí, por si tienes curiosidad o quieres más información. Es, sin duda, una de mis colecciones favoritas de cuentos tradicionales, con versiones estupendas y con una cantidad y variedad maravillosas de cuentos.


El segundo libro que traigo hoy se trata de los Cuentos populares italianos, seleccionados y revisados por Italo Calvino y publicados por Siruela. Se escapa un poco de la línea que me había propuesto pues estos textos están reescritos por el autor, pero lo hace de una manera tan elegante y discreta que consigue que la colección tenga coherencia y mucho sabor tradicional. Además es una estupenda colección con una amplia muestra de tipos diversos de cuentos.


El tercer título es el de los Cuentos riojanos de tradición oral, publicado por Piedra del Rayo, selección y edición de textos de Javier Asensio. De nuevo nos encontramos con una colección estupenda de cuentos, tan bien contados y recogidos, cuentos muy vivos, de esos que viven todavía en la lengua y la garganta de los narradores populares.


El último de los libros que traigo hoy es el de Los cuentos de Ahigal, recogidos por José María Dominguez, y publicados por Palabras del Candil. Un tesoro que ha estado esperando años a que lo descubrieran y fuera publicado, una colección insólita por su variedad, riqueza, habla y calidad, un libro que sabe a oralidad pura, una verdadera delicia.


Aquí os dejo la grabación de mi intervención hoy en la emisora.
Que la disfrutéis.

 

Saludos

martes, 24 de abril de 2012

Días de cuentos

Días de cuentos. Días de libros. Esta semana la empecé ayer contando cuentos y dando una charla para padres/madres y profes en el CEIP Suárez Somonte de Llerena (Badajoz) y esta mañana la he pasado contando cuentos y haciendo una visita de autor en el CEIP Virgen de Guadalupe (Cáceres).
Libros, cuentos, risas, sueños, palabras (palabras, palabras), ideas, más cuentos... y hasta me ha dado tiempo a firmar algunos libros.
Para prueba, un botón.


Saludos

lunes, 23 de abril de 2012

Feliz Día del Libro 2012

La editorial La Fragatina ha utilizado una de las ilustraciones que Mariona Cabassa hizo para nuestro libro Los caminos de los árboles como imagen para celebrar el 23 de abril, el Día Internacional del Libro. No se me ocurre mejor manera de felicitaros el día que compartiendo este cartel que me resulta tan cercano y querido: FELIZ DÍA DEL LIBRO, hoy y todos los días.


Saludos

domingo, 22 de abril de 2012

Mañana en la SER, osos (y II)

Mañana será lunes, y como todos los lunes, recomendaré libros en la SER. Ahora bien, mañana concretamente es el 23 de abril, Día del Libro, uno de los momentos con más trabajo para quienes nos dedicamos a contar cuentos. Por eso mañana no podré estar en la emisora (mi intervención está grabada) ni escribir la entrada en el blog (cosa que hago hoy domingo ;)).

La pasada semana hice una primera incursión en osos y cuentos, y dejé para esta semana una segunda entrada con una buena lista de libros favoritos. Aquí van.
Para comenzar hablaré de La famosa invasión de Sicilia por los osos, de Dino Buzzati, un libro ilustrado por el propio autor y publicado en castellano por Gadir (no he logrado encontrar el nombre de quién lo ha traducido). El autor me es muy querido, especialmente por un libro suyo cuya lectura he disfrutado mucho, aunque pienso que este autor es poco conocido. Su libro de La famosa invasión de Sicilia por los osos es un clásico de LIJ en Italia, una lectura muy entretenida.


Para continuar otro libro que ya he comentado en alguna otra ocasión, se trata de El Rey Oso Blanco y otros cuentos maravillosos, una colección extraordinaria de cuentos de Tim Bowley con ilustraciones de Óscar Villán, publicado en Kalandraka. No son cuentos de osos sólo, pero me gusta tanto la colección que tirando por los pelos del título la he traído aquí, jejeje. (Sí, en verdad hay otros libros con cuentos de osos, por ejemplo este).


Seguimos con un libro que es, en verdad, uno de mis libros favoritos, se trata de El oso que no lo era, de Frank Tashlin, traducido por Santiago Lódanos y publicado por Alfaguara. Para que veáis que en verdad es uno de mis libros favoritos lo tengo recomendado hace tiempo en la selecta lista de títulos del goliardo, en mi web. Una lectura para niños, para jóvenes y para adultos. Un libro que merece ocupar un lugar destacado en cualquier biblioteca que se precie.


Para terminar traigo aquí uno de los libros que más veces hemos leído en casa en voz alta, se trata de Historias de Winny de Puh, de A. A. Milne, con las ilustraciones originales de E. H. Shepard, traducido por Isabel Gortázar y Juan Ramón Azaola, publicado por Valdemar. Uno de los libros más deliciosos que he leído nunca (también en el goliardo), completamente alejado de la estupidez del oso que machacó Disney. Un clásico de LIJ de lectura imprescindible. Una maravilla.


Hoy lunes me ha llegado el audio del programa. Aquí lo tenéis. Espero que os guste.

 

Saludos y feliz día del libro.

PD: Ah, si queréis seguir jugando con cuentos y osos, hay un libro de Antonio Ventura con ilustraciones de Pablo Amargo que se titula Osos de cuento, publicado en Camelia Ediciones. Libro que hace referencia a osos de cuentos diversos y que podríais tratar de encontrar ;))

Roma

Acabo de terminar de leer Roma, de Nikolái Gógol, traducido por Selma Ancira y publicado por Editorial Minúscula. Este es uno más de los Libros de Resistencia que me envió Mariona desde Tamarite.


Un librito delicado y preciosista que nos muestra Roma con la mirada inteligente y sensible del escritor ucranio. La supuesta historia de enamoramiento entre el protagonista y Annunziata es un breve hilo narrativo que queda engullido por la verdadera protagonista de la historia: Roma y sus habitantes.
Un libro que se lee en un suspiro, ideal sobre todo si has visitado o vas a visitar la capital italiana. Una lectura que es un viaje (en el tiempo, en la geografía, en la memoria, en los recuerdos...), un viaje feliz.
¡Qué ganas de volver a Roma!
Saludos

Crónica de los días pasados

Nos acercamos peligrosamente al Día del Libro y se nota que hay más tarea y más viaje. Aun así no dejamos de disfrutar de las personas, los lugares y los momentos que van haciendo el camino. La pasada semana fue intensa y muy emocionante como podéis ver en la presente entrada.

El lunes y el martes, a primera hora, estuve con los dos primeros ciclos de primaria del CEIP "Carpe Diem", en Villanueva del Pardillo (Madrid). Allí estuve contando cuentos y hablando sobre los libros (como autor y lector) y los cuentos (como narrador). Los grupos fueron estupendos (cómo disfruté, sobre todo, el segundo día) y me encontré con algunas profesoras empeñadas en que el proceso de aprendizaje de sus alumnos fuera placentero y sólido. Una delicia.

El miércoles fui a Rute (Córdoba), a hablar sobre la lectura y propuestas de animación lectora a las componentes de los clubes de lectura de la biblioteca. Hubo también tiempo para contar un par de cuentos. Pasamos un rato muy divertido. Aquí os dejo esta foto que nos hicimos al final ;))


El jueves estuve en Villaviciosa de Córdoba (Córdoba), impartiendo una charla de animación a la lectura a las componentes del club de lectura y a un buen puñado de padres y madres del colegio. Aquí os dejo este enlace al blog de la biblioteca en el que se hace una breve crónica del encuentro.


Y el viernes estuve en Martos (Jaén) [foto de arriba], en una de las bibliotecas más hermosas en las que he trabajado nunca, la de la Casa de la Cultura "Francisco Delicado" [foto de abajo]. Allí estuve, una vez más, hablando con los clubes de lectura sobre la lectura y, también, nos dio tiempo a contar un par de cuentos.


Una semana bien viajada, como habéis podido comprobar. Y lo que te rondaré morena, que mañana comienza la "semana grande" del libro.
Saludos

sábado, 21 de abril de 2012

Para un ambiente de lectura en la escuela

El próximo lunes se celebra el Día del Libro, para ir abriendo boca el pasado viernes se hizo público un manifiesto de doce puntos centrados en un tema muy relevante: "Para un ambiente de lectura en la escuela", manifiesto que podéis ver aquí en PDF.
Entre los firmantes del mismo está quien esto escribe. Y muy bien acompañado, por cierto.
Saludos

viernes, 20 de abril de 2012

Knockemstiff

Acabo de terminar de leer Knockemstiff, un libro de Donald Ray Pollock, traducido por Javier Calvo, prologado por Kiko Amat y  publicado por Libros del Silencio. De esta editorial no había tenido noticia hasta hoy y ha sido gracias a que este es uno de los Libros de Resistencia que seleccionó para enviarme Mariona.


Knockemstiff es un libro de cuentos y también el nombre de una aldea (en Ohio, en la América profunda) en la que suceden estos cuentos, sus personajes la habitan (doblemente: en libro y pueblo) y transitan de un cuento a otro por caminos polvorientos, noches y desazones.
Es una colección brutal: sus personajes, las vidas de esos personajes, los sucesos narrados de esas vidas de esos personajes (y los no narrados)... todo es crudo y lleno de descarnaduras. Brutal. Brutal es en verdad la palabra. Una colección de cuentos de supervivencia, de lucha y rendición, donde la vida puede parecer un mal trago y un par de pastillas, donde la vida a ratos parece una broma muy pesada.
Pero es que además este libro, esta colección de cuentos, está extraordinariamente bien escrita (y bien traducida, incluso bien prologada). Por la forma como están escritos, leyendo estos cuentos he recordado a ratos a Raymond Carver, a ratos a Richard Yates (y otros autores muy de mi gusto, similares), y en todo momento he sentido una voz propia, potente y veraz, con mucho oficio, que arrastra al lector a través de sus palabras a momentos de gran emoción y desazón. Por eso puedo decir que he sufrido con las historias (aguantando  la respiración y el vértigo desde la primera hasta la última página) y he disfrutado con los cuentos como en pocas ocasiones.
Un libro magistral que es, insólitamente, la primera obra de este autor que no habrá que dejar de seguir. Un libro que tienes que leer. Una pasada.
Saludos.

Lola nos cuenta Los caminos de los árboles

A través de la editorial de La Fragatina me llega un enlace en el que se puede ver a Lola, una niña de primaria, contando el cuento de Los caminos de los árboles. Si conoces el texto que yo escribí y escuchas la versión de esta niña será imposible que no te haga sonreír un par de veces. Qué bonico.
Os dejo el vídeo aquí debajo para que podáis verlo cómodamente.


Sobre este asunto de colgar cuentos de autores en internet hay un par de cosas que quiero volver a repetir (una vez más, en fin):
  • Lo mínimo que hay que hacer es citar al autor, a la ilustradora y la editorial. Eso es lo mínimo. Cosa que, una vez más, no se hace.
  • Y sería bueno también saber qué opina el autor, ¿no creéis? Es decir: ¿qué costaría pedir permiso o preguntar si se puede colgar? Hoy en día es fácil acceder al email de autores, editores, ilustradores... Pedir permiso. Algo tan elemental.
Ya he escrito en varias ocasiones sobre estas cuestiones, podéis ver, por ejemplo, aquí.
Saludos

Llaman a la puerta

Breve cuento recuperado de entre los textos que escribí para el blog de la revista digital de El Decano (en mayo de 2009)

Lunes por la tarde.
Estoy escribiendo el cuento para la revista (en papel) de El Decano. Tecleo llaman a la puerta y, literalmente, llaman a la puerta. Me ha subido un escalofrío hasta la nuca que me ha dejado en el sitio. Vuelven a llamar. Me levanto y voy hacia la puerta pensando qué casualidad, qué cosas pasan. Atiendo al señor que ha llamado y que me pide disculpas porque dice que se ha equivocado de casa.
Vuelvo al ordenador, vuelvo al teclado. Paso un rato en silencio pensando qué pasará si escribo de nuevo llaman a la puerta. Pruebo. Y vuelve a suceder: llaman a la puerta.
Es demasiada casualidad para ser casual, me digo. Esto es una broma. Abro la puerta. De nuevo el señor de antes mirándome atónito. Le ruego que me vuelva a disculpar, me dice, pero no sé qué me pasa, de pronto siento una irresistible necesidad de pulsar su timbre. Está bien, le digo, no se apure, es una tarde extraña.
Nos despedimos de nuevo y vuelvo a mi ordenador, a mi teclado. Cierro los ojos, tomo aire, y vuelvo a escribir llaman a la puerta. Antes de que termine la palabra puerta suena el timbre de entrada.
Pego un brinco y voy corriendo a la entrada. El hombre está allí, gimoteando, no sé qué me pasa, me dice, se lo juro, debo estar enfermo pero no puedo dejar de llamar a su timbre. No se apure, le tranquilizo, no sabemos qué pasa esta tarde que, como le dije, es tan extraña.
De nuevo nos despedimos. Ahora, sentado frente al teclado, pienso que tal vez pueda hacer algo bueno por una vez en mi vida, y tecleo: cesan las guerras, las injusticias se resuelven, los que sufren dejan de sufrir, la pertinaz hambruna desaparece, la masacre medioambiental se detiene, las enfermedades terribles se curan, el mundo se hace civilizado y la vida es bella.
Me asomo a la ventana. Espero. No parece que nada cambie en el mundo. Miro en internet a ver si algún conflicto armado, sorpresivamente, ha terminado. Paso unas horas buscando. Pero nada parece cambiar. Está visto que mi poder es muy limitado. Y patético. Vuelvo a teclear llaman a la puerta.

martes, 17 de abril de 2012

El principio

Hace unos días que vino Paula Carballeira a Guadalajara a contar en el Viernes de los Cuentos. Me suele pasar que después de asistir como oyente a un espectáculo de narración oral siento algo de melancolía cuando el narrador se marcha y el eco de sus palabras, de sus historias, perdura en la sala vacía, en la noche, en la memoria...
Pero para ayudarme a sobrellevar esa ausencia Paula nos dejó en casa su último álbum, como quien dice recién salido de imprenta, calentito aún. El libro se titula El principio, está ilustrado por Sonja Danowski y publicado por Kalandraka. 


El texto, muy pulcro (y condensado) y lleno de poesía, nos narra el final de una guerra y el principio de la esperanza. Todo sustentado en unas ilustraciones muy llamativas, hiperrealistas, que nos muestran un contexto gris, roto, sucio, destartalado, pero en el que los personajes brillan con luz propia y acaban por dar color a los días. 
Me ha encantado la historia, me ha encantado cómo está contada. Me ha desarmado la risa de una niña y el juego de otros niños. Me han alimentado las palabras de un cocinero o el sueño abrazado de una familia. Me ha recordado que estamos vivos y que eso es suficiente motivo para la celebración y la esperanza.
Las ilustraciones me han hecho pensar en Innocenti, quizás algo más toscas, pero, después de haber visto el álbum varias veces encuentro que apoyan a la perfección al texto (aunque no sean el tipo de ilustraciones que a mí más me gustan).
Un álbum muy emocionante, un álbum intenso. Uno de esos libros ideales para leer, contar, compartir, disfrutar, trabajar, mirar, soñar. Un verdadero regalo.
Saludos

PD: En casa ha dado para buenos ratos de conversación: texto e ilustraciones. Un libro con mucho jugo, mucho juego. Y muy intenso. Maravilloso.

lunes, 16 de abril de 2012

Hoy en la SER, osos (I)

Es lunes y, por lo tanto, toca recomendar libros en la SER. Hoy he traído unos cuantos cuentos relacionados con los osos, es terrible porque tengo que elegir entre cientos de títulos y yo sólo puedo traer cuatro, como mucho ocho títulos (contando con que la próxima semana siga hablando de cuentos de osos), y digo que es terrible porque en verdad hay muchísimos libros de LIJ cercanos o protagonizados por osos.
Pero en fin, resignación. Vamos al lío.

Comencemos con un librito maravilloso que pertenece ya al canon de libros clásicos de LIJ contemporánea, se trata de Osito, de Else Holmelund Minarik, con ilustraciones de Maurice Sendak y publicado por Alfaguaral. Un librito con unos cuentos deliciosos, tiernos y muy bien hechos. Hay al menos cinco títulos de Osito, aunque yo me quedo con uno muy divertido (que contaba Estrella Ortiz magistralmente) en el que se cuenta las peripecias del viaje de un beso (desde la abuela hasta Osito) a través del bosque, un libro estupendo que se titula Un beso para Osito, totalmente recomendable.


El segundo libro que os traigo hoy se titula ¿No duermes, osito?, de Martin Waddell y Barbara Firth, publicado por Kókinos. Este libro es, igual que la serie de Osito de Minarik, un longseller, uno de esos libros que sigue encontrándose en librerías desde hace muchos muchos años. Aunque desde mi punto de vista el libro ha envejecido algo regular (o debo ser yo el que se va haciendo mayor, jejejeje) y resulta algo ñoño en estos tiempos. De cualquier manera es una buena historia que encanta a los niños y niñas. Pruébalo si no me crees.


Para continuar un libro titulado NO, de Claudia Rueda, publicado por Océano Travesía. Un librito estupendo del que tengo la certeza de que os he hablado aquí en alguna otra ocasión, pero merece la pena volver a traerlo y recomendarlo. Es un libro estupendo, entretenido, con unas ilustraciones estupendas, muy limpias, y con una historia muy redondita. Me gusta mucho.


Para terminar os traigo un libro titulado Hay un oso en el cuarto oscuro, de Helen Cooper, publicado por la editorial Juventud. Me interesa porque el papel jugado por el oso no es el del tierno animalito con el que se puede identificar un niño, o un padre, o el suave peluche abrazable. En esta ocasión el oso personifica el miedo (un papel tradicionalmente asignado al lobo). Quizás no sea este uno de mis libros favoritos, pero sí me resulta interesante citarlo e invitaros a que lo hojeéis, sobre todo si tenéis hijos con miedos.


Aquí os dejo la grabación de mi intervención hoy en la emisora, espero que os guste (son algo más de diecisiete minutos con bastante más información que el post que acabáis de leer ;)))


Saludos

domingo, 15 de abril de 2012

El avi y el Titanic

Esta noche se han cumplido los cien años del hundimiento del Titanic. Quizás estaréis hartos de haber oído referencias a este hecho, visto películas o reconstrucciones o documentales, leído artículos... Sin embargo para mí tiene un sentido especial, porque mi avi (mi abuelo), que murió con casi 103 años, me contaba a menudo que el primer gran recuerdo de su infancia fue la noticia del hundimiento del Titanic.
Podéis imaginaros que para que un niño de siete años (de un pueblo de Cataluña) viviera esa noticia de forma tan marcada la repercusión tuvo que ser enorme.


Él me insistía que la noticia le afectó, más que por la magnitud de la tragedia (que también), por la carga simbólica-metafórica de la misma. El Titanic era el símbolo de la potencialidad del ser humano, del poder del maquinismo, de la evolución tecnológica... de lo que el ser humano podía ser capaz de hacer si se lo proponía desafiando incluso a las fuerzas y leyes naturales. De alguna manera fue la torre de Babel de aquella época.


He leído este artículo que contiene muchas de las reflexiones que hacía el avi cuando hablaba del Titanic y no puedo resistirme a enlazároslo.
Nosotros también estamos viviendo tiempos en los que hemos adorado a ídolos con pies de barro (o becerros de oro, volviendo a referencias bíblicas), quizás sería bueno no dejar de tener presente metáforas como las del Titanic para que la historia, maldita cíclica, no vuelva a repetirse.
Saludos

El diario Rojo de Carlota

Acabo de terminar de leer El diario rojo de Carlota, escrito por Gemma Lienas y publicado por Destino. No sé si recordaréis que esta era una lectura que tenía pendiente después de haber leído El diario rojo de Flanagan, cuya reseña podéis leer aquí.


Este libro nos cuenta la misma historia que vive Flanagan en su libro pero desde el punto de vista de la chica protagonista, de Carlota. Me ha encantado cómo están articulados los dos libros, cómo a partir de diálogos y momentos en común podemos "escuchar" los pensamientos diferentes, las sensaciones, las emociones, las dudas. Y al mismo tiempo cómo sendos protagonistas van elaborando sus propios diarios rojos. Me ha gustado mucho, de verdad mucho, la perfecta combinación de los dos libros y me imagino a los tres autores trabajando codo con codo para armar dos libros tan bien engranados, igual que puedo imaginarme al equipo de expertos revisando los textos (de educación sexual, de igualdad, etc.) y a los editores dando las últimas puntadas (en busca de cualquier pequeño despiste)... En suma, dos libros que detrás tienen a mucha gente, que han debido suponer mucho trabajo y que han dado buenos, buenísimos frutos.
En este caso de El diario rojo de Carlota, quizás porque no había leído ninguna novela anterior de esta protagonista, pues todo me resultaba más novedoso (personajes como Octavia y Laura, que creo recordar que no aparecen en la novela de Flanagan); igualmente me ha interesado mucho el punto de vista de Carlota de todo lo que había ya "vivido" con Flanagan.
Aunque también este libro tiene partes que resultan algo redundantes si ya se ha leído el otro: hay información que ambos comparten (de métodos anticonceptivos, por ejemplo). Pero no es problema si ya has leído uno y lees el otro puedes refrescar información (sobre todo para los lectores adolescentes).
También en el libro de Carlota he sentido que se tocan algunos temas de forma más extensa: la des/igualdad de género, la violencia machista, por ejemplo (que también se trataban en el otro libro, obviamente, pero aquí se incide con más detalle), y otros temas que no aparecían en el otro libro, como por ejemplo cómo actuar ante una violación.
Pero sobre todo lo que más me ha gustado es "escuchar" a Carlota: sus dudas, sus emociones, sus confusiones, sus pensamientos, sus reflexiones... y también "escuchar" con Carlota a mujeres sabias y amistosas que le ayudan en este proceso de aprendizaje y conocimiento de la sexualidad humana.
Los dos libros me han gustado mucho y creo que son dos lecturas estupendas para adolescentes. Estupendo si se puede leer uno. Ideal si se pueden leer los dos. Maravilloso si además se pueden comentar con amigos y adultos.
Ojalá estos dos libros hubieran estado al alcance de mi mano cuando tenía los 15-16 años... Afortunadamente para mis hijos ya están escritos.
Saludos

PD: Aquí podéis leer la reseña de El diario rojo de Flanagan.
PD2: Aquí una guía de lectura de sendos libros para profesores.

viernes, 13 de abril de 2012

Un asesinato literario

Acabo de terminar de leer Un asesinato literario, libro escrito por Batya Gur, traducido por María Corniero y publicado por Siruela. Este libro es uno de los Libros de Resistencia que me envió Mariona desde Tamarite de Litera.


Este es un libro de género policiaco. Dos profesores universitarios del mismo departamento de literatura mueren asesinados en unos días y el detective Michel Ohayon (que ya había resuelto algún otro caso antes, véase El asesinato del sábado por la mañana, también en Siruela y que yo no he leído) es el encargado de coordinar el equipo que investiga las muertes.
La verdad es que no es un libro que me haya entusiasmado. Me ha parecido algo desastrado en la estructura y en el discurso narrativo (en más de dos y tres ocasiones me he encontrado pellizcando la esquina del papel creyendo que al pasar página me había llevado dos, tal era la discontinuidad del discurso o lo poco hilvanado que me resultaba) me ha despistado algo. Tampoco ha ayudado que en la mitad del libro sospechara ya quién era el culpable y cuál el motivo (caray, acerté). Sin embargo lo he leído. Y no con disgusto.
Porque el libro tiene algunas cosas que sí me han interesado: el protagonista y su forma de ahondar en los sospechosos y de cercar el caso (aunque me ha resultado inverosímil que pasara tantos días sin dormir). Y, sobre todo, me ha interesado lo que circunda al caso: el departamento de literatura, las cuestiones éticas, estéticas, artísticas... todas las reflexiones que giraban alrededor de estos temas (y que movían a los personajes -fundamentalmente a los sospechosos).
En fin, un libro entretenido que he leído con gusto. Pero sospecho que no a leeré otro del mismo protagonista, de la misma serie. Aunque... quién sabe.
Saludos.

Talleres de cuentos tradicionales

En los días pasados he hecho unos talleres en Sabiñánigo (Huesca) con motivo del ducentenario de la publicación de Los cuentos para la infancia y el hogar de los hermanos Grimm (más información aquí). Partiendo de esta recopilación de cuentos tradicionales, punto de partida de las recolecciones de cuentos por toda Europa y todo el mundo, tuve la oportunidad de hablar con los chavales de quinto de primaria (y con los alumnos de Educación de Adultos) sobre los cuentos tradicionales, la forma de transmisión, sus valores, etc.
Para explicar todo esto de manera sencilla y eficaz utilicé los juegos tradicionales y su situación actual: qué juegos conocían, cómo los aprendieron, a qué jugaban, etc. El paralelismo fue perfecto, pues la situación de los juegos tradicionales es bastante similar a la de los cuentos tradicionales: desplazados por el fútbol o por el hurto de las calles a la infancia (los espacios para jugar-contar), conocidos muy pocos (y casi todos por las niñas) y arrinconados a pesar de la gran cantidad y diversidad de juegos tradicionales (que todavía mi generación conocía y disfrutaba).
Algunos de los juegos que fuimos comentando les sonaban, otros... ni de lejos. Por cierto, tras el taller, en el patio del recreo, ya empezaron a jugar a juegos como "Estatuas quietas" o "Churro va" (motu propio), quizás porque les avisé que no estaban bien vistos (incluso en algunos colegios estaban prohibidos).
De la mano de los juegos pasamos a cancioncillas y retahílas que les acompañan (¡la infancia juega cantando, hablando!): juegos de goma, de palmas, de comba, de pasillo... y de ahí a las adivinanzas, retahílas de pequeños, historias de miedo, leyendas urbanas... incluso ¡algunos cuentos tradicionales que les contaban los mayores! como Garbancito.
El taller dio para mucho más: de la mano de los juegos y los cuentos hablamos de la vida de los niños y niñas, de la tele y las pantallas, de la calle, de ir andando a la escuela, del miedo, de las "verdaderas" redes sociales... Incluso hubo tiempo para que pudiera contar algunos cuentos (que tenían que ver con los cuentos o con los Grimm).
Aquí puedes ver algunas fotografías de una sesión en uno de los colegios, el CEIP Puente Sardas.
Muchas veces, como narrador, echo de menos la conversación con el público después de la sesión de cuentos. En algunas ocasiones hay tiempo para hacerlo (no hace ni tres semanas en el IES Senda Galiana de Torres de la Alameda pasé una hora hablando con alumnos de primero de ESO sobre narración oral y cuentos después de haberme escuchado contar, todo un lujo), también en las sesiones de adultos suele haber momentos para ello. Pero disponer de dos horas para compartir y conversar con niños y niñas que tienen ganas de cuentos, de juegos, de palabras, de emoción... es un verdadero regalo. Todo un lujo.
La verdad es que al final resultó que dos horas se quedaron cortas, habría sido estupendo tener unas cuantas horas más (cuatro o seis) para haber preparado cuentos con los alumnos para que luego hubieran ido contando por otras aulas. O haber preparado un buen cuestionario para que fueran recogiendo cuentos y otros textos tradicionales en su círculo más cercano (familia, conocidos, vecinos). Habrá tiempo para todo. Habrá más talleres.
Desde luego en estos talleres sí creo haber conseguido algunos objetivos como despertar el interés por los textos (y juegos) tradicionales, generar actitudes positivas (y activas) hacia ellos, recuperar textos (y revalorizarlos), reflexionar sobre la propia vida de los niños y niñas y la situación de los cuentos tradicionales en sus días... y muchas otras cuestiones relacionadas con todo esto.
Los cinco talleres realizados han sido, en verdad, un regalo que guardaré en el recuerdo como oro en paño.
Saludos

martes, 10 de abril de 2012

Si los gatos llevasen botas gobernarían las ranas

Hace tiempo que tengo sobre mi mesa de trabajo este librito estupendo titulado Si los gatos llevasen botas gobernarían las ranas, texto de Raquel Saiz, ilustraciones de Rashin Kheiriyeh, y publicado en OQO. Un libro que me gustó mucho desde el primer momento que lo tuve en las manos y del que os quiero hablar hoy.


Si los gatos llevasen botas gobernarían las ranas es un cuento sobre cuentos, un texto en el que la autora nos pregunta (y responde): "¿qué pasaría si las cosas fuesen como en los cuentos?" Y desde ese punto de partida comienza una historia algo alocada, con un punto non-sense, en la que vemos desfilar a un buen puñado de personajes y arquetipos conocidos (como el flautista de Hamelín, o el gato con botas, o el príncipe convertido en rana, o la bruja mala...) que nos permiten un viaje trepidante y muy divertido.
El texto es ágil y amarra a la perfección una historia que, por sus peculiaridades, podría escaparse fácilmente; sin embargo, desde la primera página, la autora nos sienta en la vagoneta de una montaña rusa que promete una lectura feliz.
Las ilustraciones de la iraní Rashin Kheiriyeh me parecen estupendas y muy adecuadas al texto, aportando un toque exótico, como de país lejano, tan apropiado para un cuento sobre cuentos.
En suma, un libro divertido y muy entretenido. Ideal para contar, escuchar, leer en voz alta, en voz baja, en silencio, en sueños...
Saludos

viernes, 6 de abril de 2012

Pippi Calzaslargas

Siendo niño disfruté de Pippi y sus aventuras en la pequeña pantalla. Los recuerdos que guardaba de aquella serie eran fabulosos, por eso, cuando nacieron mis hijos y comenzamos a preocuparnos por educar su criterio audiovisual, una de las primeras compras que hicimos fue la serie completa de Pippi en deuvedé. Volver a ver la serie tantos años después fue una experiencia estupenda: ese ritmo tan demorado, esas aventuras formidables y emocionantes, esos momentos en calma (tan poco habituales en el cine y en las series hoy en día), esa música estupenda... Creo que sigue siendo hoy en día una de mis series favoritas.


Fue entonces cuando me hice con el libro de Astrid Lingren en el que se contaban las aventuras de Pippi Calzaslargas y que estaba publicado por la editorial Juventud. Recuerdo que lo leí del tirón y en seguida lo leímos en casa en voz alta. Fue también una lectura deliciosa. Pero había historias que habíamos visto en la serie y que no aparecían en el libro. Aun así disfrutamos mucho de la lectura y nos volvió a encantar la Pippi fantasiosa, valiente y siempre de gran corazón.


Han pasado unos cuantos años desde aquellas lecturas y hace unas pocas semanas que tuve noticia de la publicación de una nueva edición de las aventuras de Pippi, en esta ocasión es la editorial BlackieBooks la que recupera el texto con nuevas aventuras (no publicadas antes en español): Pippi Calzaslargas. Todas las historias, traducido por Blanca Ríos y Eulalia Boada.


Leer de nuevo el libro de Astrid Lingren ha sido un grandísimo placer. Releer historias conocidas y descubrir otras nuevas, rememorar la serie, evocar los días de lectura en voz alta a mis hijos y, sobre todo, recordar la emoción de los días de mi infancia (donde el granero del tiempo parece que no se agotará nunca) ha colmado de momentos felices esta semana de descanso. Releer y volver a emocionarse, a engancharse con la lectura, da, según pienso, buena medida del valor del texto.
Ocurre además que esta edición me ha resultado especialmente agradable, está muy bien cuidada y tiene una calidad estupenda (cubierta, papel, edición...), y ha sucedido también que (es lo que pasa con los libros clásicos, escritos para perdurar) la relectura me ha permitido descubrir nuevas caras de este personaje y de sus aventuras, por ejemplo, he quedado absolutamente deslumbrado por la Pippi narradora: una grandísima fabuladora, inventora de historias y ficciones; además de soñadora recalcitrante, animosa, festiva, alegre, tierna, valiente...
Ya sabíamos que Pippi ocupaba un lugar destacado en el paraíso del imaginario de la infancia junto con Peter Pan, o Matilda, o el pequeño Nicolás, o con el gozoso Winnie (no el de Disney, por favor), entre otros personajes maravillosos que hacen de los días de la niñez una patria feliz.
Pero es que además Pippi es una narradora irredenta, una cuentista de tomo y lomo, como lo demuestran algunos pasajes de este libro en los que contar historias forma parte de los juegos habituales de Pippi, Anika y Tommy:

"Si llovía, tenían que quedarse en casa, donde tampoco lo pasaban mal. Podían mirar las preciosidades que contenía el cobre de Pippi, o reunirse en la cocina, donde Pippi freía manzanas o hacía barquillos, o encaramarse de un salto en la leñera y desde allí escuchar los emocionantes relatos de Pippi sobre la época en que cruzaba los mares" (p. 158).

"-Pero -continuó Pippi- llegará la estación de las lluvias, y entonces los días nos parecerán tan largos que, para divertirnos, tendremos que salir a mojarnos, y luego, empapados, entraremos en mi choza de barro, a menos que el barro de la choza se haya convertido en una pasta, en cuyo caso, como es natural, haremos pasteles de barro. Pero si la choza sigue siendo una choza, nos cobijaremos en ella y los niños nativos dirán: "Anda Pippi, cuéntanos un cuento". Y entonces les contaré algo sobre una pequeña ciudad que está lejos, muy lejos, en otra parte del mundo, y sobre los niños que viven en ella." (p. 194).

Y tampoco es extraño que Pippi utilice los cuentos para sanar a sus amigos, para curarlos, para alimentarles de historias y esperanzas (como pasa en las pp. 231-232), pues la propia Pippi nació (oralmente) cuando la hija de Astrid Lingren estaba convaleciente en cama y luego pasó al papel cuando, unos años después, la autora tuvo que quedar en cama también convaleciente.
Sí, Pippi vino para alimentar y sanar, para llenar los corazones de emoción y aventuras. Por eso y por mucho más esta es una lectura imprescindible. Imprescindible.
Saludos

PD: Más sobre Pippi en la Wikipedia (donde aparece una bibliografía de libros de Pippi en la que podemos ver títulos todavía no traducidos al español: ¡urge tener estos textos ya en nuestra lengua!). Por cierto, sigue habiendo historias del libro que no aparecen en la serie y viceversa. Y otro por cierto: es de las pocos casos en los que puedo afirmar que tanto el libro como su versión en serie me gustan mucho, ambos.
PD2: Unos días después de esta reseña Ana Garralón publica una interesantísima entrada en su blog en la que también se habla sobre este libro, no dejéis de echar un vistazo.

jueves, 5 de abril de 2012

Espejo

A veces los cuentos que parecen más sencillos resultan ser los más complejos. En este sentido, como escritor, pienso que desbrozar el texto hasta dejarlo en su mínima expresión, si está bien hecho, es la tarea más ardua del proceso de escritura; y, una vez acabada, también la más gratificante: pues da a cada palabra un peso específico dentro de la narración y multiplica los niveles de interpretación del texto.
Igualmente sucede con los cuentos contados: la narración oral precisa texto directo y con peso en el discurso, pues los rodeos, florilegios y circunloquios pueden hacer perder el hilo a quienes están escuchando.
Pero si además de contarlo de forma sencilla, depurada, condensada, lo narrado es aparentemente simple, entonces ¡ojo!, porque si la combinación es buena, suele suceder que detrás de tanto aire se esconda una compleja maquinaria, un delicado cuento, una potente historia liberada para que seamos nosotros quienes demos sentido al blanco de sus páginas.


En esto Suzy Lee es maestra. Sus álbumes llegan depurados hasta el extremo, sin texto que nos acompañe en el discurso narrativo, con unas ilustraciones aparentemente sencillas que nos cuentan unas historias también supuestamente muy sencillas. Y detrás de tanta sencillez aparece una historia rica, compleja, llena de matices, de sutilezas. Una veta de oro en la que picar y picar sin descanso. Un trabajo extraordinario.
Me enamoró esta autora/ilustradora con su muy premiado libro La ola (en Barbara Fiore), y también me encandiló con un álbum que adoro, Zoo (en Los cuatro azules). Y hoy reseño otro libro suyo extraordinario: Espejo, publicado por Bárbara Fiore.
El libro lo tiene la editorial colgado directamente en la web en un issuu, así que podéis verlo aquí:


Como os he dicho, una aparente historia sencilla. Una niña se aburre y de pronto ve su reflejo en un espejo. Pero... ¿por qué no estaba ese espejo en el inicio?, ¿no será más bien ese espejo producto de su imaginación? Ya lo decía el sabio Winnie de Puh, el aburrimiento es el primer paso para el juego. Una niña se aburre y abre una ventana a los territorios de ficción: imagina un espejo. Y empieza a jugar con él (ilustraciones hermosas de verdad) y el juego es color y movimiento (hermosas y extraordinarias). Durante el juego la niña entra en el espejo (en la ficción) y cuando sale, algo se descabala (por cierto: preciosa osadía la página en blanco): es lo que sucede cuando la ficción es tan potente, acaba por tomar vida y seguir su propio camino, más allá del dictado de su creador (o creadora, claro). En un buen cuento el personaje que has inventado puede acabar por tomar sus propias decisiones (que se lo digan si no a Unamuno) e irse por sus propios derroteros (más allá de lo que tú habías previsto). Así sucede en este caso, la niña y su reflejo-ficción acaban por discutir y en medio de la trifulca el espejo se cae y se hace añicos y la niña acaba por quedarse de nuevo sola y aburrida. ¿O es el reflejo-ficción el que se ha quedado solo y la niña la que ha desaparecido con el espejo roto?, porque ¿no puede ser que al entrar en el espejo fuera la niña la que estuviera ahora en la página izquierda y el reflejo en la derecha?...
Inevitablemente un álbum así ha de quedar abierto y con muchas preguntas.
En esta lectura yo puedo haber reflexionado sobre el poder de la ficción sobre los días y las vidas, obviamente tú podrás encontrar otras interpretaciones diferentes (y, seguramente, más interesantes) mientras disfrutas de este álbum hermoso y potente que evoca otros textos, otros sueños (Alicia a través del espejo, por ejemplo).
Una belleza. Un libro delicado y fuerte. Un verdadero tesoro.
Saludos

miércoles, 4 de abril de 2012

¿Qué hacen los niños y las niñas?

Hace ya unos meses que tengo pendiente escribir una entrada sobre dos álbumes maravillosos que me regalaron en navidades, y como esta semana estamos celebrando que el lunes 2 de abril celebramos el Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil, pues me he propuesto que todos los días haya una entrada en el blog hablando de libros LIJ hermosos y/o excepcionales. Y estos dos álbumes que traigo hoy al blog son realmente excepcionales.
Los dos son del mismo autor (que los ha escrito e ilustrado): Nikolaus Heidelbach, los dos están publicados por la editorial Libros del zorro rojo, los dos están traducidos por Moks, y los dos tienen títulos similares: ¿Qué hacen las niñas? y ¿Qué hacen los niños?


Los dos libros tienen una estructura similar: un breve texto a la izquierda (iniciado por la letra correspondiente del alfabeto que da principio al nombre del niño o niña respectivo) y una lámina ilustrada a la derecha que lo acompaña (y retuerce y condensa y explica y matiza y contradice y refuerza...). La idea en principio es bastante sencilla y parte, como dice el propio autor, de la observación directa de los niños y niñas.
Sendos libros resultan muy de mi gusto, ya sea por una cuestión formal, ya sea por una cuestión de contenido. Me explico.


Formalmente este tipo de libros manejan a la perfección el lenguaje del álbum ilustrado, explorando al máximo las posibilidades de la relación entre texto e ilustración. Un ejemplo para explicar esto que digo: la niña Yolanda "se prepara para ver su programa favorito", y la lámina nos muestra a una niña tumbada en el suelo frente a la televisión con un arsenal de cuchillos, una hacha, algún martillo, algún tenedor, rallador, trinchador... uno no sabe si va a ver un programa extremadamente violento o un programa de cocina. La imagen es, en verdad, impactante. Y así sucede lámina tras lámina, el abrazo/la tensión entre texto e ilustración es continuo y despierta en el lector la risa, la sorpresa, la emoción... En este sentido fue muy interesante ver a mis hijos disfrutando de estos libros: el mayor entendía unas cosas, el pequeño otras, y para ambos era un libro extraño e interesante que no dejaban de mirar y leer con atención y sorpresa.
Además de esta cuestión formal que tan bien maneja el autor, os hablaba de un plano más hondo. Me refiero cuando hablo de esto a que son libros sin concesiones, libros en los que podemos ver las cosas más hermosas, inocentes y emocionantes que hacen niños y niñas, pero también las más crueles y espeluznantes. En este sentido son libros honestos, que no tratan de disfrazar la realidad: nos muestran a los niños y a las niñas en toda su geometría, la cara buena y la cara menos buena, sin juicios de valor y sin omitir momentos menos "políticamente correctos".
Son, por todo esto, libros valientes y verdaderos. Libros valiosos.
En verdad estos dos álbumes insólitos son dos regalos, dos maravillas, dos libros que merece la pena leer, compartir, conservar y regalar.
Libros imprescindibles.
Saludos

martes, 3 de abril de 2012

De la Fragatina (primera tanda)

Hace unos meses que salió publicado Los caminos de los árboles, un álbum cuyo texto escribí yo e ilustró magistralmente Mariona Cabassa. Aquel librito fue el punto de partida de un proyecto extraordinario (más si cabe en estos tiempos) puesto en marcha por Quique y Claudia, dos enamorados de los libros hermosos y las historias gozosas, que acababan de fundar una editorial llamada La Fragatina.
Durante la presentación del libro (que podéis ver aquí), me propusieron que les echara una mano en la selección y edición de los libros de "Lo Mullarero", la colección que inauguraba Los caminos de los árboles. Después de pensarlo un tiempo decidí embarcarme en el proyecto y tratar de ayudar en lo que pudiera, y por fin, tras unos meses de mucho trabajo, han visto la luz en estos días tres nuevos libros (y en un par de semanas llegarán dos títulos más) que son, desde mi punto de vista, estupendos, sí, estupendos, porque estupendas son las historias que cuentan, estupenda es la forma como las cuentan, estupendas las ilustraciones, estupenda la vinculación entre texto e imagen y estupendas las calidades de la impresión. Tres libros hechos con mucho cariño y mucho oficio, mimados hasta en los mínimos detalles.
Tres libros verdaderamente hermosos.
Y por eso escribo este post, para presentároslos.


En primer lugar os hablaré de El baile de la tarántula, un cuento basado en una tradición de la comarca del Bajo Cinca, en Huesca, donde para curarse de la picadura de la tarántula había que bailar (tradición que también es conocida en otros lugares del Mediterráneo y que da el nombre a un baile italiano muy conocido, la tarantela). El texto es de Cristina Verbena, narradora y escritora que llena de pura poesía cada palabra, condensando las emociones y los silencios. Y las ilustraciones, admirables y coloristas, son de Rebeca Luciani, magistral siempre. Este libro pertenece a la colección "Lo Trompitxó".


El segundo de los títulos es Kiwi, un pájaro más bien raro, cuento escrito por Susanna Isern y bellamente ilustrado, de nuevo, por Rebeca Luciani. El cuento, emocionante y divertido, nos cuenta las tribulaciones de un pájaro que se ve bien diferente de otros pájaros. Las ilustraciones, una vez más, causan admiración y sorpresa. Un cuento que es un regalo y que no dejarán de pediros que volváis a contar y compartir.


El tercero y último (por el momento) de los títulos que acaban de publicarse se trata de Hamelín, flamante ganador del premio Lazarillo de álbum ilustrado en 2011, acaso el más prestigioso de los concursos de LIJ que hay en España. El texto es de Margarita del Mazo, narradora y escritora, que ha sido capaz de contar una historia conocida de una manera nueva, con un texto muy condensado que es capaz de disparar los diversos planos de interpretación y niveles de emoción. Un texto muy pulcro y rico. Una verdadera belleza. Como igualmente intensas, emocionantes y bellas son las ilustraciones de Ángela Cabrera, que se abrazan perfectamente al texto sumando a cada paso.

En suma, tres álbumes nuevos, tres libros deliciosos que os invito a ver, a hojear, a contar, a compartir. Tres regalos para el ojo y el corazón.
Gracias Quique, gracias Claudia, por permitirme navegar en esta fragatina que tiene tantas ganas de mares exóticos y cuentos gozosos.
Saludos

lunes, 2 de abril de 2012

Hoy en la SER, arte y museos (y II)

Seguimos con las recomendaciones de libros sobre arte y museos que empezamos la pasada semana. Hoy es el Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil, pero quizás haga una entrada específica sobre ello. Vayamos con lo que nos ha ocupado esta mañana.


Para comenzar os he hablado de un libro titulado Os presento a Klimt, de Bérénice Capatti y Octavia Monaco, publicado por Tuscania Editorial, uno de esos libros que nos cuentan la vida de personajes relevantes (en este caso Klimt) adaptados para niños. Pero es que además la historia en este caso está muy bien contada y las ilustraciones son muy bellas, recreando la propuesta artística del propio Klimt. (Lo siento pero no he encontrado una portada mayor o de mejor calidad...)


Para continuar unos cuantos libros que nos invitan a mirar cuadros, a paladearlos, a disfrutarlos. El primero de ellos es Mirar la pintura a través de los siglos, publicado en Faktoría K de Libros, de Caroline Desnoëttes. Un libro estupendo y muy gustoso de ver en compañía, de disfrutar y jugar.


Y dentro de esta categoría de libros que nos invitan a mirar cuadros hay dos títulos que tuvieron una gran repercusión y que se han comprado y leído y mirado mucho mucho. Los dos son de Claire d'Harcourt, el primero se titula Mirar con lupa. El arte, de la Antigüedad a nuestros días, publicado por Editorial Diagonal/Group 62; el segundo se titula Mirar con lupa. Las grandes obras maestras de la pintura occidental, publicado por El Aleph Ediciones. Dos libros en verdad estupendos.


Para terminar con los libros de arte traigo dos que me gustan especialmente.
El primero de ellos se titula Cuaderno de Animalista, de Antón Fortes y Mauricio A. C. Quarello, publicado por OQO en su colección de OQOART, un libro insólito que nos invita a jugar y a buscar las pinturas originales que inspiraron los textos y cuadros que nos muestra. Un lujazo.


El segundo y último de esta serie dedicada al arte y los museos es un librito extraordinario y muy delicado titulado Pequeño museo, con imágenes seleccionadas por Alain Le Saux y Grégoire Solotareff, publicado por Corimbo. Un libro que es un diccionario ilustrado y un regalo. Uno de esos libros que guardas siempre con mucho cariño y disfrutas siempre que abres.


Os dejo aquí el audio de mi intervención hoy en el programa. Que lo disfrutéis.

 

Que la semana venga llena de buenas lecturas.
Saludos